lunes, 3 de abril de 2006

ABRIL 2006. INICIO. Aunque  económicamente lo tiene todo y es fiel afecta a las compras, todo no es felicidad en la vida de Estela Colmenares pues además de padecer el rechazo de su hija menor, Andrea, hay una distancia entre ella y su Javier. El matrimonio es perfecto ante el resto de la gente y aunque la mujer está enamorada de su hombre como desde el primer momento, sospecha que quizás él ha dejado de amarla y por eso no es feliz. Pronto se cumplirá un año más de su aniversariio de bodas y comparte esta felicidad con su gran amiga Minerva, a la que dice que Javier es el hombre perfecto y ninguna mujer podría tener un marido tan maravilloso como él. La envidiosa Minerva no pierde el tiempo e intriga sobre el matrimonio de su amiga, asegurando que como todo hombre seguramente Javier tiene a otra mujer, incomodandose cuando la dichosa Estela le pregunta porqué ella nunca más intentó buscar el amor tras la terrible experiencia que tuvo en el pasado, ignorando que esa experiencia fue la que amargó a Minerva, la cuál llora en soledad y jura que Estela sufrirá cuando se entere de la verdad: Que ella es la amante de su marido.

El importante banquero Javier Dordelli comparte con su amigo Uriel lo insoportable que le resulta el matrimonio desde que empezó a dejar de amar a Estela, dándose cuenta de que su gran amor siempre ha sido Minerva, la cual trabaja con él en el banco. Uriel asegura a su amigo que la amiga de su esposa no es de fiar y que la experiencia que tuvo en el pasado en parte fue su culpa. Esto no incomoda a Estela, el cual asegura que el día de su aniversario nupcial le pedirá a Estela el divorcio. Debido a esto Uriel habla con Minerva y le exige que se aleje del hombre y no siga mintiendo pretendiendo ser la gran amiga de Estela cuando en realidad siempre ha deseado arrebatarle todo cuanto poseé. Minerva, malvada, asegura que no lo quiere todo, pues los hijos del matrimonio, Diego y Andrea, no le importan.

Los Dordelli cenan en familia y tras ello Estela intenta ser apasionada con su marido, el cual la rechaza. Al no poder dormir, él sale de casa y acude a laos brazos de Minerva, quien se entrega a él, mientras que Estela se pregunta si su amiga tiene razón y su marido en verdad tiene otra mujer. Habla con Andrea, a la que cuenta de sus dudas pero la muchacha no hace más que ofenderla para luego decir que si su padre tiene a otra ella la aceptará, pues seguramente es mucho mejor que la misma Estela. Aparece Diego, quien defiende a su madre y la apoya para luego discutir con su hermana, a la que jura que desenmascarará si ella no se decide a revelar a sus padres que tiene amoríos con un hombre mayor que ella. La muchacha se refugia en su tía Rosalía, la cual la apoya con tal de hacer daño a Estela, a la que desprecia por tener un supuesto pasado. De esto discute con Diego, quien presume que su madre es buena y bendita y enfurece cuando la cruel Rosalía le asegura que Javier fue un imbécil al casarse con una mujer de poca monta. Llega a despotricar tanto que el sobrino le dice que por la forma en que odia cualquiera pensaría que en vez de ser la hermana en realidad es la madre de Javier. Furiosa, Rosalía le exige que calle.

En una vieja casa de vecindad Balbino alienta a su esposa, Carmela, a buscar a su hermana, desaparecida, seguro de que la mujer debe encontrarse cerca. Le confiesa que él ha pagado a alguien para que de con su paradero sin embargo Carmela ha perdido las esperanzas y prefiere seguir trabajando duro en un almacén para ahorrar dinero y así terminar de pagar los estudios de su hija Paola, quien es novia de Diego y burlada por Andrea, quien la considera poca cosa.

Estela descubre perfume de mujer en la ropa de su marido, al que le pregunta si él sería capaz de engañarla. Le pide que sea sincero mas él le jura que la ha amado y la amará por siempre pero Estela no le cree y acude a Uriel, quien está a punto de decirle que Javier y Minerva son amantes pero esta misma lo impide y asegura a su amiga que su esposo le es fiel por sobre todas las cosas. Estela llora y confiesa que su matrimonio ya no es el mismo y teme a que todo se esté derrumbando. Las escucha Rosalía, la cual propone a Minerva conquistar a su sobrino y ser la nueva señora de Dordelli. Ambas brindan por el futuro, convencidas de que sus planes resultarán.

Andrea tiene una relación con el apuesto Iván Lavarta, un hombre mayor que ella que desea aprovecharse de su inocencia para así sacar provecho de la fortuna de Javier. Hace suya una vez más a la muchacha y le jura amor, prometiéndole que pronto se casarán, para luego burlarse de ella en su ausencia, junto con su madre, Fedora, una mujer enfermiza que solo vive del recuerdo de cuando tuvo mucho dineroy recuerda a su hijo de los vástagos que tiene regados por la ciudad. Este asegura que esos vástagos han nacido para afianzar su futuro pero no ha tenido éxito, sin embargo confía en que su relación con Andrea lo beneficiará.

Ante las sospechas de Estela, Javier pide a Minerva que dejen de verse un tiempo y ésta se niega. AL hombre lo aconseja Uriel, el cual le recomienda que salve su matrimonio y se reenamore de su esposa pues Minerva solo desea apoderarse de su fortuna. Los hombres discuten pues no piensan igual y entonces, molesto, Javier exige a su amigo que le diga si está enamorado de su mujer. Uriel calla y se marcha para sufrir en soledad pues toda la vida ha amado en silencio a Estela Colmenares.

Minerva discute con su tía Talina, la cual le exige que deje de entrometerse en el matrimonio de su mejor amiga, a la que ha traicionado desde siempre. Las mujeres discuten y la primera amenaza con echar a su alcoholica tía del departamento que comparten. Talina la reta y le recuerda que no tiene nada y que desde que quedó huérfana ha vivido de ella. Luego acude a Estela, a la que advierte que debe tener cuidado con Minerva, la cual no es sincera. Luego acude a la vecindad de la que es dueña, donde Chicho, el hijo del portero, le entrega cuentas y ella acude a Balbino y Carmela, a quienes amenaza con echar a fin de mes si no cubren todos los meses que no han pagado. Carmela llora y le suplica piedad pero Talina es clara. Luego Chicho se burla de Sandy, a la que asegura que si accede a acostarse con él la puede ayudar. Ella lo rechaza.

Fernán Gaxiola ha llegado desde España con su asistente, Lola. Visitan a Estela, quien les ofrece quedarse en su casa feliz de volver a verles. Sin embargo Rosalía se opone por lo que las visitas prefieren marcharse. Tras esto, Estela y su cuñada tienen un enfrentamiento en el que la primera deja claro que ella es la dueña de la casa y la otra una arrimada. Ofendida, Rosalía la abofetea y le asegura que sus días en ese lugar están contados pues ella misma se encargará de que Javier la desprecie. Y comienza a cumplir sus amenazas pues pronto le dice a su hermano que el amante de su mujer está de regreso. El matrimonio discute pues el celoso Javier prohíbe a Estela que se vea con Fernán. Ella llora y le pregunta si la desconfianza que le tiene es porque él sí le ha sido infiel. Javier calla y su esposa se marcha. Esto lo aprovecha Rosalía para calumniar a la mujer, llenando de ideas negativas a su hermano, quien acude a desahogarse con Minerva a pesar de que Uriel lo persuade de que hace mal al obligarse a sí mismo a olvidarse de su mujer.

Balbino sufre un accidente que le impide seguir trabajando por lo que todos los gastos de la casa recaen sobre Carmela, quien pide a Sandy que les presente a su novio pero esta se avergüenza de sus padres. No obstante Diego descubre donde vive y quienes son sus padres mas no la rechaza a pesar de que ella llora asegurando haber negado su índole por miedo a perderlo. Diego conoce la situación de la familia y decide ayudarlos aunque Balbino y Carmela se oponen. El muchacho se las ingenia para hacerlo y comienza saldando todas las deudas de renta con Nepomuceno, el portero del lugar. Lo ve Chicho, el cual siente celos y envidia de él y le poncha las llantas de su auto.

Uriel descubre que Iván Lavarta ha enamorado a Andrea. Habla con él y le exige que deje a la jovencita, quien los descubre y defiende su amor por el hombre. Uriel les asegura que Javier sabrá de su romance y no estará de acuerdo en que se amen. Andrea sin embargo está decidida a todo por su hombre, mismo que le asegura que hablará con su padre y le pedirá su mano. Son apoyados por Fedora, quien afirma que su hijo es un santo.

Estela y Fernán recuerdan viejos tiempos en España. Él le toma la mano y e asegura seguir enamorado de ella desde la primera vez que la vio y que por eso ha desistido a casarse. La mujer lo rechaza arguentando que ama a Javier, el cual los descubre juntos y se lanza a los golpes contra el Español, quien no se defiende por respeto a Estla. El matrimonio discute en privado y él acusa a Estela de ser inmoral. Ella lo abofetea por lo que duermen separados. Al siguiente día es su aniversario nupcial y Rosalía se burla de su cuñada pues enojados ella y su marido, no habrá celebración. Estela pregunta a su cuñada porqué la odia tanto y aunque esta da distintos motivos la mujer no le cree y le revela estar segura de que ella o es la madre de Javier o está enamorada de él. Rosalía queda atónita ante ello y no hace más que encerrarse a rezar y llorar, ofreciéndo su vid a Dios a cambio de que nunca se sepa la verdad. Recibe la visita de Talina, a la que revela guardar un oscuro secreto de su pasado, el cuál jamás olvidará.

Uriel habla con Estela sobre la relación entre Andrea e Iván Lavarta. La angustiada madre suplica a su hija que se olvide de ese hombre pero ésta se revela contra su madre y esto lo aprovecha Rosalía, quien apoya a su sobrina y promete ayudarla mientras que la angustiada madre y Uriel le hacen saber a Javier lo que sucede. Este a su vez busca a Iván para exigirle que se aleje de su hija pues él lo conoce muy bien y sabe que tiene hijos regados por doquier pues han sido resultados de su intento por embaucar familias adineradas. Iván se niega y entonces Javier lo golpea. Aparece Andrea, quien suplica a su padre que se detenga pues Iván es el padre del hijo que ella espera. Ante tal noticia, Javier asegura al hombre que si no se alea de su hija lo matará. La desafiante muchacha amenaza con quedarse a vivir con su hombre y su padre le toma la palabra. Le permite que se quede con Iván y le exige que no tome nada de lo que tiene en su casa, pues todo le pertenece a él. Manda a Uriel a cancelar sus tarjetas de crédito y éste habla con Estela, quien le suplica que no lo haga y acude a hablar con su hija, la cual insiste en rechazarla

Javier se emborracha pues no soporta su situación familiar. Maneja borracho y sufre un accidente terrible que lo pone entre la vida y la muerte. Al necesitarse una operación y transfusión de sangre, Uriel descubre que Rosalía es la verdadera madre del hombre. Por accidente, también Minerva descubre esto y se aprovecha de la ocasión para amenazar a la mujer, a la que promete que si no logra que su hijo eche a Estela de su vida, todos sabrán la verdad. Rosalía sufre en silencio mientras que Minerva no se separa un solo momento de Estela, a la que con llanto jura que su marido se salvará y seguirá teniendo la hermosa familia que tiene. Tanto Talina como Uriel la miran asombrados por su capacidad para mentir.

Iván prohíbe a Andrea que acuda al lado de su padre pues cree que al hombre le deben dar un escarmiento para que no se interponga en su relación. Fedora apoya a su hijo.

Diego escucha a Uriel discutiendo con Minerva por lo que descubre que esta es la amante de su papá desde hace muchos años. Desde este momento el muchacho intenta convencer a Estela de que la mujer no es buena pero la angustiada y sufrida esposa no hace caso y encuentra apoyo en su gran amiga, la cual llora ante Javier, a solas, rogándole que no muera pues para ella él lo es todo. Talina aparece y la acusa de ser una hipócrita con Estela.

Lola confiesa su amor a Fernán y éste le pide perdón por no poder corresponderle. Ella decide que lo olvidará poniendo distancia y comienza a acercarse a Uriel.

Chicho intenta propasarse con Sandy, quien se defiende golpeándolo y de inmediato busca a Nipomuceno para decirle del comportamiento de su hijo. El hombre, consentidor, asegura que Chicho solo está enamorado y no sabe cómo demostrarle su amor. La muchacha jura que si el muchacho vuelve a intentar propasarse lo denunciará.

Diego contacta a Andrea y le reclama no estar junto a su madre en momentos dificiles. La muchacha asegura que dará un escarmiento a sus padres y se quedará al lado de Iván, de quien Diego se expresa como un manipulador y un vividor. La muchacha, ofendida, jura que no volverán a saber de ella. Es feliz en los brazos de su amado, quien pronto comienza a darle trato de sirvienta, ordenando y regañando a todo momento. Ella le asegura que lo de su embarazo no es ninguna mentira y él habla de esto con Fedora, pues lo que menos quiere es otro hijo. La mujer le aconseja que deje todo en sus manos y le causa un accidente a Andrea, a la que hace resbalar de las escaleras poniendo canicas en estas y llamándola con desesperación. La muchacha pierde el hijo que espera y es la mujer quien está con ella a todo momento pues Iván acude a un club gay, donde se encuentra con su viejo amante Yago, con el que se revuelca y el cual le da dinero.

De nueva cuenta Talina intenta advertir a Estela sobre la falsa amistad de Minerva, la cual propone a Fernán que no se de por vencido y enamore a su amiga pues finalmente Javier ya no la ama y pronto la abandonará por irse con otra mujer. Fernán le pregunta si esa mujer es ella y Minerva calla, delatándose. Entonces el hombre decide hablar con Estela y le asegura que su mejor amiga está enamorada de su marido. Estela no lo cree pero cuando acude al cuarto de hospital de su marido, descubre que su amiga se encuentra dentro, hablándole de amor al hombre. Aterrada, Estela prefiere marcharse y cuenta a Lola lo que ha descubierto. Esta le aconseja que termine toda relación con Minerva y la aparte de su marido el cual sale del hospital al paso de unas semanas, mismas que Estela ha aprovechado para acercarse más a sus hijos, principalmente a Andrea, a la que lleva dinero, esperanzada a que esta la acepte y suplicando a Iván que la haga feliz. Este le hace saber que serán mucho más felices en cuanto se casen. Estela sin embargo nota que su hija no est feliz y Andrea muere por decirle cómo se siente pero teme a que Iván pueda tomar represalias.

Diego presenta a Sandy con su padre, el cual simpatiza con la muchacha, misma que aprovecha para pedirle trabajo. EL hombre decide contratarla como secretaria de su hijo, el cual ha comenzado a trabajar en el banco con él.

Lola y Uriel hacen una gran amistad que hace que ella se ilusione con él, sin embargo el hombre es claro y le revela el amor que siente hacia Estela desde hace tiempo.

Minerva insiste en amenazar a Rosalía con desenmascararla ante todos y revelar que ella es en realidad la madre de Javier. La angustiada Rosalía habla con Uriel, al que revela la verdad, así como que fue madre soltera y sus padres no le permitieron hacerse cargo del hijo que dio a luz, por lo que lo registraron a su nombre y ella se limitó a verlo tan solo como un hermano. Uriel le promete que la ayudará y le aconseja que sea ella la que hable con Javier antes de que Minerva se adelante.

Talina descubre que Carmela es la sobrina que perdió hace mucho tiempo y habla con ella de su desaparición, lamentando que viva humildemente en la vecindad. Lamentan que ninguna haya atado cabos nunca y Carmela solo pregunta por su hermana, lamentando que sea una mujer perversa cuando Talina la pone al tanto de todo. Carmela sin embargo la desea ver y se presenta ante ella. Horrorizada, Minerva la rechaza y le revela que el hombre por el que ambas lucharon en el pasado desapareció, pero pronto Minerva sabe de ese hombre cuando Javier le dice que Andrea está liada a él. ¡Es Iván Lavarta! Al que Minerva busca de inmediato para reclamarle su abandono y ahora estar con una mocosa que no es lo suficientemente mujer. Iván solamente se burla de ella.

Fernán se atreve a besar a Estela y son vistos por Diego, quien después reclama a su madre el serle infiel a Javier. El muchacho lamenta que sus dos padres se seaninfieles el uno al otro y les aconseja que se separen. Javier está de acuerdo y pide el divorcio a Estela, quien sufre irremediablemente. No así Rosalía, la cual se burla de ella y la humilla hasta saciarse, mientras que Javier prepara sus cosas para irse de casa a pesar de que su hermana le suplica que sea Estela la que se marche. El hombre considera que la casa pertenece a su mujer e hijos y aconseja a Rosalía que ella también busque donde vivir.

Lola busca a Andrea y ambas se hacen amigas. La mujer trata de convencer a la chica de que se aleje de Iván pues no le conviene. Las escucha Fedora, quien dice a su hijo lo que la española aconseja a la chquilla y la busca para amenazarla. Lola cuenta de estas amenazas a Uriel y Fernán.

Yago contrata a Chicho como mesero de su bar y allí el muchacho conoce a Iván, quien de inmediato clava los ojos en él y le hace propuestas indecorosas a cambio de mucho dinero. Chicho lo rechaza pero el hombre le muestra un enorme fajo de dinero por lo que el chico solo se presta a unas cuantas caricias. No se percatan de que han sido vistos por Andrea, quien se decepciona del hombre que ama.

Diego y Sandy viven su amor intensamente y ella le aconseja que apoye a Estela, la cual se ha quedado completamente sola.

Estela busca a Minerva y la abofetea fuertemente al grado de arrojarla al suelo, asegurando que es ahí donde pertenece pues es una basura. En pleno banco la acusa de ser una ramera y haberle robado a su marido. Minerva, descarada, revela los años que ha sido amante de Javier, quien se alarma al percatarse del escándalo que se ha producido y pide a Minerva que se marche. Esta exige que sea Estela la que se vaya pero el hombre da el lugar a su mujer causando un gran dolor a su amante, la cual jura vengarse de su ahora enemiga. Decide descargar su furia contra Andrea, para así hacer daño a Estela y de paso a Iván, por lo que le tiende una trampa a la muchacha citándola a las afueras de la ciudad pero por accidente es Lola la que acude al lugar y Minerva la arrolla sin piedad con su automóvil. Se horroriza al descubrir que ha matado a la persona equivocada. Llama a Andrea, quien le dice que lo que le tenga que dar se lo de a Lola. 


Preocupada por lo que pueda pasar, cuando escucha a Uriel decirle a Javier que Iván ha amenazado a Lola, Minerva decide hacer parecer culpable a su ex amor, poniendo pertenencias de la occisa en su auto. La policía detiene a Iván, el cual se declara inocente, mientras que la desesperada Andrea decide tomar sus cosas para marcharse a casa pero Fedora la encierra bajo llave en un sótano.

Fernán le pide a Estela que ahora que se encuentra sola lo deje estar con ella pero ella se niega y le suplica que la olvide pues el amor que siente por Javier es para siempre, mientras que su marido se ha instalado en el departamento de Minerva y Talina, quien pronto aconseja al hombre que recapacite y vuelva con su esposa antes de que sea muy tarde. Al poco tiempo Javier lo comienza a tomar en cuenta pues Minerva comienza a mostrarse celosa y posesiva, al grado de asustar al hombre, quien al hacerle el amor la llama Estela, poniéndola furiosa. Ambos discuten y el se marcha a dormir a un hotel. Talina asegura a su sobrina que pagará muy caro por haber engañado a su mejor amiga durante tantos años.

Carmela anuncia a Balbino y Sandy que se mudarán a un lugar más decente para vivir y no necesitarán dinero pues su tía Talina le ha heredado en vida la vecindad para que se ayude viviendo de sus rentas, a demás de haberle entregado dinero de la herencia de sus padres. La familia se muda a una casa sencilla pero decente y abren su propia tienda de abarrotes, donde Balbino y Carmela son el alma del barrio. Pronto aparece Minerva para burlarse de su hermana y sobajarla. Balbino saca la casta por su mujer y corre a su cuñada, a la que Carmela pide que nunca más se vuelvan a ver. Aparece Diego, quien se alarma al descubrir que Minerva es tía de su novia, a la que la mujer comienza a maltratar en el banco, causando esto conflictos entre ella y Uriel, quien le advierte que si insiste en dar problemas será el mismo quien le pida que firme su renuncia.

No hay pruebas que comprometan a Iván por lo que sale de prisión seguro de que todo se trató de una trampa de la vengativa Minerva, de la que jura vengarse. Al llegar a casa pelea con Fedora por haber encerrado a Andrea, quien se las ingenia para llamar a su madre y suplicar ayuda. La mujer llama a Javier y ambos acuden a rescatar a su hija con la policía pero descubren que la muchacha está en plena libertad. Iván asegura que se casarán pues tendrán un bebé y delante de todos Andrea asegura que ya no quiere estar con él ni estar embarazada, marchándose con sus padres e instalándose en casa, donde descubren a Minerva pidiendo ayuda a Rosalía a cambio de no decir la verdad. Javier exige que se le diga de qué verdad hablan. Minerva presiona a Rosalía para que hable y esta revela ser la madre de Javier, al que explica porqué todo el tiempo pensó que eran hermanos. ÉL no lo puede creer y confundido habla con Estela a pesar de que Minerva se lo prohibe argumentando que ahora ella es su mujer. Cuando el matrimonio se encierra a hablar, Andrea y Diego corren a la mujer de su casa, sacándola con sus propias manos mientras ella jura que todos se arrepentiran. Se marcha a casa y allí se encuentra cara a cara con Iván, el cual sabe que ella mató a Lola. Discuten y son escuchados por Talina, quien se aterra cuando ve a su sobrina sacando una pistola para entonces marcharse. Llama a la policía pero no sabe darles explicación de nada. Minerva se presenta en el antro gay donde entrega a Iván el dinero que le ha pedido. Sin sospechar su destino, acuden a un bosque en el que él la abandona pues ella asegura que no confía en él ni la atraparán jamás. Lo mata a sangre fría disparándole para llevarse consigo el dinero que le había entregado. Al llegar a casa discute con Talina, a la que arroja al vacío desde las escaleras del edificio.

Uriel aconseja a Fernán que al igual que él intente encontrar el amor en otra mujer pues Estela jamás los aceptará ya que está enamorada de Javier, mismo que le pide perdón por haberla engañado durante mucho tiempo. Ella asegura que jamás le fue infiel y que aunque Fernán la sigue amando ella sido clara con él y no ha permitido que le falte al respeto.

Carmela se entera de la muerte de Talina y acude al funeral, donde Minerva le propone que olviden el pasado y sean las hermanas que antes eran. La familia Dordelli acude a dar el pésame y es en el funeral donde Uriel conoce a Paloma Bullrich, quien se impresiona con el porte y galanura del hombre. Ambos comienzan una relación al poco tiempo.

El cuerpo de Iván es encontrado y se notifica a Fedora su deceso. La mujer sufre y al enterarse de lo ocurrido Andrea acude a ofrecerle su apoyo, sin embargo la mujer la maldice y le desea lo peor del mundo. Andrea se marcha y Fedora, en su soledad, llora. Recibe a Yago, al que con llanto pregunta de qué va a vivir ahora que su hijo ha muerto. Yago le dice que quizás, aunque tarde, le ha llegado el momento de ponerse a trabajar y dejar de beneficiarse de muchachas inocentes. Fedora no tiene más remedio que pedir limosna.

Estela insiste a Javier para que perdone a Rosalía, a la que la mujer asegura entender su silencio y sacrificio pues en madre y una madre es capaz de todo por un hijo. Entonces Rosalía comprende que la mujer de su hijo no es como ella pensaba y le pide perdón.

Fernán se despide de Estela pues ha decidido regresar a España, esta vez para siempre.

Minerva busca a Javier para suplicarle que regrese a su lado pero él la rechaza y le entrega su renuncia para que la firme. Ella se niega y él la manda a echar del banco. Es felicitado por Uriel, quien le advierte que la mujer no se quedará tranquila por lo que se debe cuidar.

Diego pide a Sandy que sea su esposa y ella acepta. Estela y Javier acuden a casa de Carmela y Balbino a pedir la mano de la muchacha. Pasan una velada fabulosa y al llegar a casa Javier habla con Rosalía, a la que perdona y abraza, aunque prefiere que sigan siendo como hermanos ante la gente. Ella acepta.

Minerva se siente acechada por los crímenes que ha cometido y Uriel le hace saber que Javier ya vive de nuevo con Estela, aunque no le dice que en habitaciones separadas, aunque se extrañen el uno al otro. Minerva, llena de rencor, acude a la casa del matrimonio y los amenaza con una pistola. Dispara pero es Rosalía la que resulta herida al interponerse, mientras que Diego se abalanza contra la mujer para arrebatarle el arma, la cual se dispara. Es la misma Minerva quien resulta lesionada y convulsiona en el suelo. Llega la policía y se la lleva presa aunque directo al hospital, donde la atienden de urgencia. Al despertar, la mujer descubre que no puede moverse y le es revelado que ha quedado inmóvil. Aún así es llevada a juicio y al comprobarse sus crímenes es sentenciada a cadena perpetua. Minerva llora llena de amargura y maldice a gritos a Estela, asegurando amar a Javier. Al paso de unas semanas es visitada por Carmela, a la que solo ofende y corre. Carmela le da un adiós definitivo.

Uriel y Pamela viven su amor intensamente y liberales, deciden comenzar a vivir juntos. Ella tiene un hermano muy apuesto, Orlando, quien se hace novio de Andrea, la cual con él olvida el engaño y traición de Iván.

Diego y Sandy se casan y tras la boda de su hijo Javier pide a Estela que lo perdonde y vuelva a ser su mujer. Ella lo perdona asegurando que en ningún momento dejó de quererlo pues siempre estuvo convencida de que él regresaría a ella porque ninguno de los dos podría concebír la vida el uno sin el otro. Se dan un fuerte beso de amor, confirmando así que sin importar lo que sea, la felicidad no se compra.


Fin




© APASIONADA DR. 2006
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.

(R) 1992 (P) 2006